CUIDADES COMGOSTO

Para los que acabáis de llegar, para los que no sabéis en qué punto estamos, para los que no sabéis que lagaleriademagdalena formada por Isabel Arenas y yo misma ya no continúa, voy a intentar contextualizar un poco mi nuevo camino que he decidido llamarlo así, Cuidades Comgosto.

Comencé a pensar en lo apropiado de este nombre ‘cuidades’ en el viaje que hicimos a Sao Paulo durante los meses de marzo, abril y mayo de 2016 para describir nuestro trabajo. Pero fue a la vuelta justo, en junio, cuando se planteó la escisión. Y es que llevamos 8 años de crisis, 5 años y medio trabajando muchísimo y es muy duro no tener garantías, no tener estabilidad, depender de pagos que llegan casi un año después, y no desesperarse.

La última entrada que estaba publicada en nuestro blog en aquel momento era ésta que estoy ahora reescribiendo, porque aquel texto que escribí, era desde mi punto de vista y yo, aunque agotada físicamente, seguía pensando en que para mi no había otro camino que éste. El camino difícil del que hablaban en big fish, el inestable, el inseguro. Y lo difícil, para mi, sería no seguir por ese camino.

Lo que es lagaleriademagdalena para mi, lo he contado mil veces con este vídeo que hice hace ya tiempo, pero que creo que cuenta perfectamente, el trabajo que hicimos juntas, lo que hemos sentido y por qué creo que hay que hacer lo que uno quiere. Decía Javier Krahe ‘yo nunca he trabajado’. Y la cosa es que, si te encanta lo que haces lo trabajoso sería no hacerlo.

lagaleriademagdalena en 5 minutos from raquel congosto on Vimeo.

El 2 de enero de 2011 comenzamos a utilizar la calle como laboratorio de expresión. Tuvimos que ir aceptando que la profesión que habíamos aprendido ya nunca volvería a ser igual.

La arquitectura es una profesión fantasma, pero las ganas de hacer cosas eran más fuertes que el panorama de destruccción y desolación, y en 2011 junto con muchas otros acontecimientos nació lagaleriademagdalena.

ARE0411

¿ POR QUÉ LAGALERIADEMAGDALENA?
Tan fácil porque nuestras primeras intervenciones como ‘galería urbana’ fue en un edificio en obras que encontré en la calle Magdalena (donde vivo) de camino a hacer baile contemporáneo. Los andamios generaban una galería en un sentido arquitectónico y había ocho muestras de pintura que los obreros habían colocado en perfectos rectángulos que servirían para decidir el color final del edificio. Hable con Isa y sobre aquellos rectángulos comenzamos a exponer. Simplemente porque sí, para ver qué pasaba, y lo que pasó fue que la gente comenzó a acercarse como si estuvieran asistiendo a una inauguración de una exposición… a preguntarnos con total naturalidad -¿y qué has querido decir con esta obra?-
Dejamos allí las obras para que la ciudad decidiera cómo debían consumirse. Los paseantes se las fueron llevando durante la semana. Así que la calle decidió que lo que hacíamos eran exposiciones efímeras y nosotras comenzamos a llamar a los objetos de exposición #RegalosUrbanos.

propuesta

Los vecinos comenzaron a preguntarnos cuándo sería la próxima exposición, así que simplemente cogimos la rutina de hacer #RegalosUrbanos al menos dos domingos al mes. Tuvimos que empezar a ‘firmar’ a meter contenido en RRSS e incluso creamos un blog caótico en el que contábamos nuestras andanzas.
Para nosotras era algo increíble, un laboratorio de expresión, un medidor instantáneo social, sin pretensiones, un acto que se convirtió en un hábito de pensar cómo hacer cosas bonitas, para la gente y regalarlas.

Cuídabamos del espacio, lo limpíabamos, lo reparábamos y cuando el edificio terminó, dimos por ‘cerrada’ aquella galería y tuvimos que buscar otra. Una maravillosa valla de obra negra en la C/Príncipe de Madrid.

entrega

¿POR QUÉ SEGUIMOS HACIENDO UNA COSA QUE NO PARECÍA TENER NINGUNA SALIDA ECONÓMICA?
Seguimos básicamente por las emociones que recibimos. Bromeaba con Isa y le decía, ¡si cobráramos en afectos seríamos multimillonarias! lagaleriademagdalena es un chute de felicidad instantáneo y enseguida comenzamos a recibir cartas de un montón de personas que querían ‘exponer/regalar’ en nuestra ‘galería’; primero de Madrid, después de España y finalmente del mundo.
Comenzamos a hacer una programación como las galerías tradicionales, sólo que sin ser tradicionales, exponiendo en la calle y regalando todo.
Aprendimos a trabajar con viento, con lluvia, con mucho sol, con mucho frío. Aprendimos a utilizar materiales de sujeción lo menos agresivos con el contexto posible, como el imán. Hemos aprendido  a hacer objetos de deseo que integraran el arte, con formatos inesperados para que el coste sea el mínimo posible. Piezas únicas sobre soportes baratos o reutilizados pero preciosos y delicados. Comisariar en la calle. Pensar juntos, aprender de los errores, perseverar y no perder la ilusión.
Ofrecer la posibilidad de hacer exposiciones con gente a la que admiras pero que, o bien no se han atrevido, o bien no habían pensado en que una exposición en la calle podía ser una oportunidad lúdica de visibilizar procesos de investigación.

Empezamos a conocer a mucha gente y yo, que por aquel entonces viajaba mucho por España trabajando para Arquitectura Viva, aprovechaba para conectar con otra gente que nos seguía para montar ‘galerías’ allá donde iba. En un año y medio (hasta el 30 de junio de 2012) habíamos realizado 57 exposiciones y colaborado con casi 250 artistas.

 

PROYECTO SOCIAL
Está claro que habíamos dado con algo, porque la ‘comunidad magdalena’ crecía y nos desbordaba el trabajo cuando todo empezó como un par de amigas que hacían cosas en la calle de forma anónima y por puro placer. No ganábamos nada de dinero. Era el modelo de antinegocio por excelencia, basado en dar y cuidar a los demás.
Evidentemente ambas teníamos nuestros trabajos, de forma inestable sí, pero recuerdo perfectamente un momento en el que le digo a Isa: “Esto se nos está yendo de las manos”, entrevistas, mails sin parar y una demanda brutal.

Nosotras seguimos experimentando, entendimos que lagaleriademagdalena es un animal que interactúa con las personas, con las ciudades  y que utiliza el arte como vía para generar emociones y poder construir un proyecto del que todos nos sintiéramos parte.

Y surgieron proyectos increíbles como lagaleriademusica una plataforma que llegó a tener 75.000 seguidores en menos de un mes. Un ejercicio  de puesta en marcha de ‘multicomisariado’ en el que pedíamos listas de música a la gente que durasen 60 o 90 minutos. Un homenaje a los cassettes de varios que hacíamos a nuestros amigos o novias. Volver a apreciar la música como cuando la medíamos en tiempo y no en gigas. ESCOGER, no CONSUMIR sin sentido. Las listas las podías escuchar online, con plataformas existentes, desafortunadamente grooveshark cerró el chiringuito y nos estropeó mucho un gran trabajo, pero eso es otra historia.

lagaleriademúsica-7lagaleriademúsica-8

Conseguimos listas de músicos famosos como Javier Colina, Los Punsettes, El Crudo, Paco Clavel, Racalmuto, Facto de la fé…

Este trabajo digital por supuesto tenía su correspondencia analógica en formato de exposición.

De la misma familia nació Arcotangente, en paralelo a la feria de arte ARCO de Madrid, pero en nuestra feria de Arte podía exponer todo el mundo, siempre y cuando todas las obras pudieran descargarse en alta calidad. Compartir conocimiento y formalizarlo en el plano analógico con una exposición de postales en donde aparece el enlace para poder descargarte tus obras favoritas. Este proyecto ha viajado desde Madrid a A Coruña, a Sao Paulo y a Zaragoza en este momento. COMPARTIR como principio creativo.

En este formato tenemos otros proyectos de creación colectiva digital/analógica pero vamos a continuar.

2013 EL RETO DE PROFESIONALIZARNOS SIN SABER CÓMO
En marzo de 2013 tuvimos nuestro primer trabajo remunerado, precisamente también en Zaragoza, y además ambas ‘habíamos dejado de tener trabajo’.
Ganamos algún concurso, hicimos el proyecto para Paisaje Tetuán ‘emergiendo’, hicimos algún taller, el Mulafest, y algún ‘Regala una exposición’ un producto/experiencia difícil de hacer rentable. Pero aunque no hubiéramos recuperado el capital invertido durante los años anteriores e incluso siguiéramos teniendo pérdidas, el hecho de que nos salieran cosas ya nos parecía milagroso.

Y es que los arquitectos, los artesanos, los artistas aprendemos una profesión, no un negocio, no tenemos ni idea de cómo monetizar proyectos increíbles, y además nos hemos encontrado con un panorama totalmente nuevo, un cambio de civilización y estamos constantemente en beta, ensayando, trabajando muchísimo y precarizándonos.

ARE0411

El 2014 fue un año que empezó con trabajos de muy poca envergadura y de pronto ganamos una beca de emprendimiento social con UnLtdSpain. Aprendimos el lenguaje, aprendimos un montón de cosas útiles, sobretodo para autoevaluarnos y para pensar de una forma mucho más global.
Tengo que decir que el fenómeno ‘emprendedor’ y sobretodo el llamado ‘emprendedor social’ me produce, según decía Simon Dédalus en el Ulyses de Joyce, ‘acidez de estómago en el culo’ y es que dentro de este mundo hay realmente mucho vacío, demasiadas apps inútiles que quieren dar el pelotazo sin entender cómo funciona la sociedad, evidentemente también hay gente muy válida, pero el problema es pensar en que todos somos iguales, en lo que llaman la ‘escalabilidad’

Lo más importante que aprendí fue la importancia de medirlo todo, es muy difícil darle valor al trabajo de los colectivos, de los artistas, de la cultura con números, con gráficas, pero sin embargo, entendimos que el valor real de lo que hacemos está totalmente relacionado con una serie de bienes intangibles que necesitan ser contados. Así que comencé a estudiar economía y medición como una loca y vaya, me he especializado en esa medición de los intangibles que producimos estas ‘raras avis’ que trabajamos produciendo un impacto social real y sin embargo estamos amenazados por la precariedad.

ARE0411

Ahora investigo sobre sistemas de medición concretas para casos concretos.

urbanismo táctico_todo junto_-7
El final del año de 2014 hasta julio de 2015 tuvimos mucho trabajo, bien pagado en general y de pronto comenzaron a caerse un montón de cosas gordas con las que contábamos. Sin embargo, no paramos de trabajar y concretamente yo, obsesionada con cómo en mejorar la situación nuestra y la de todos. Modelos colaborativos en lugar de entrar a competir,  el trozo de tarta no es tan pequeño, es sólo que no miramos en la dirección correcta. Y que la suma del conocimiento de todas las acciones hiperlocales que hemos desarrollado por separado, tiene mucho más valor cuando se junta y genera un Big Data real basado en las relaciones establecidas en los distintos lugares en los que hemos intervenido.

ARE0411

Nuestra forma de relacionarnos con el espacio es más lenta, porque nos centramos en establecer relaciones de confianza con las personas. Confianza – Transparencia -Empoderamiento – Participación – Identidad.

Red galerías 01
Generamos vínculos afectivos con los ciudadanos, y esa práctica la llevamos a cabo también en el trabajo interno de lagaleria, y en la relación con los otros colectivos, a los que no consideramos competidores sino colaboradores con los que buscar alternativas económicas que nos favorezcan a todos.

SOBREVIVIR A SAO PAULO
Gracias a una beca de la AECID, estuvimos 90 días en Sao Paulo con el proyecto ‘Red de Galerías Urbanas’.
Personalmente, temí volverme loca y comencé a dibujar un plano en la pared que superponía espacio, tiempo, personas, oportunidades y conquistas que iba mudando cada día según lo que nos iba ocurriendo.

mapa4
Entender la ciudad, hablar con mucha mucha gente, detectar colectivos con los que nos gustaría colaborar, buscar lugares que precisaran un impacto social positivo y sobretodo, no llegar, hacer nuestro proyecto e irnos, sino apoyar a los proyectos existentes y ayudarles desde nuestra experiencia. Sumar nuestro conocimiento al de los otros y no superponer conocimientos similares. Minimizar los recursos, atender a las distintas sensibilidades de cómo cada uno interpreta la ciudad y hacerlo. Por eso pensé en aquella palabra CUIDADES lo de COMGOSTO, es por mi apellido que, en portugués significa ‘con gusto’ y Cuidades Congusto me da un poco de risa, así que por eso elegí mi apellido en portugués.

IMG_20160510_003954

Sao Paulo, Largo da Batata, Alfombra de tapetes junto a Mano Penalva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s